ENTREVISTAS A CRÍTICOS: TOMÁS FERNÁNDEZ VALENTÍ

ENTREVISTAS A CRÍTICOS DE CINE

 

HOY CONVERSAMOS CON: Tomás Fernández Valentí.

MEDIO EN EL QUE ESCRIBE: Dirigido por…  e Imágenes de Actualidad.

QUIÉN ERES: Alguien que le gusta el cine y escribir acerca de él.

POR QUÉ ESCRIBES: Porque me supone un desafío el intentar describir cosas que, en cine, muchas veces son indescriptibles.

 

1-¿Cómo ves el panorama de la crítica cinematográfica en España?

Esta es una pregunta que me han hecho en numerosas ocasiones, y que no tiene fácil respuesta. Creo que, actualmente, se acusa un desfase generacional entre los críticos que ahora estamos en una franja de edad de entre los 35-55 años, y los que están por debajo de los 35 años, y que, salvo honrosas excepciones, tienen un flagrante desconocimiento de lo que a veces se llama “cine clásico”, o bien (horror) “cine antiguo”, considerando como tal el realizado antes de los años setenta del siglo XX. Eso provoca que haya quien vea supuestas maravillas del cine actual que, en realidad, tienen clarísimos antecedentes en ese cine clásico que la juventud insiste en no querer conocer, quizá con el convencimiento de que es un cine ya superado o desfasado, cuando en realidad no es así.

 

2-¿De qué crítico te gusta (o gustaba) siempre conocer su opinión?

De los ya desaparecidos, sin duda alguna José María Latorre y José Luis Guarner. De los actuales, muchos, empezando por mis compañeros en Dirigido por… e Imágenes de Actualidad, y acabando por los de otras publicaciones. Por regla general, me gusta leer a todo el mundo y conocer las opiniones de los demás.

 

3-¿Cómo y cuándo decidiste escribir sobre cine?

Fue puramente vocacional y autodidacta. Empecé a hacerlo como “hobby”, como hemos hecho muchos de nosotros, y lo de la profesionalización vino después. Yo empecé viendo mucho cine, luego leyendo revistas y libros sobre cine, y a modo de pasatiempo, escribiendo mis propias críticas por el mero placer de hacerlo. Me hice profesional a insistencia de otras personas, que leían lo que escribía y les gustaba, y me animaron a publicar regularmente.

 

4-¿Con qué frecuencia vas al cine? ¿En qué otros formatos ves películas?

Voy a salas de cine entre una y dos veces a la semana. Por el resto, veo también mucho cine en casa, en páginas de visionado online, o en televisión, o en formatos domésticos (DVD y Blu-ray). Suelo ver al menos una película al día. Y series; menos, pero también.

 

5-¿Cuál es el cine que más te ilusiona en la actualidad?

No tengo preferencias hacia un tipo u otro de cine, porque en realidad creo que todo lo que se estrena, o que vemos a través de Internet o en formato doméstico, es de un modo u otro cine, incluso las series de televisión, porque a fin de cuentas todo es narrativa en imágenes. Es cierto que puedo preferir unos géneros sobre otros, por ejemplo, el fantástico o el “western”, por los cuales tengo particular cariño. Pero, en términos de ilusión, me gusta cualquier película que me motive, que me desafíe, que me emocione. Que me haga pensar.

 

6-¿Qué directores estarían hoy día sobrevalorados?

Evidentemente, lo que yo pueda considerar sobrevalorado de hoy en día es algo tremendamente subjetivo y parcial, y por tanto susceptible de estar equivocado. Más que sobrevalorado, puedo decirte los que, a mí, particularmente, no me gustan, y de los que puedo hablar con conocimiento de causa porque conozco su obra: Wes Anderson, Sofia Coppola, Jane Campion, Kathryn Bigelow (¡estoy quedando de un misógino que no veas!), Paul Greengrass, Park Chan-wook, Hou Hsiao-hsien (me van a crucificar…), Pedro Almodóvar, Isaki Lacuesta (estoy muerto…), Isabel Coixet, Icíar Bollaín, Alexandre Aja. Son muchos, del mismo modo que también hay muchos otros que me gustan, y a veces, directores que no pero que, de repente, hacen una película que me interesa; por ejemplo, Quentin Tarantino, con Los odiosos ocho, o hasta Almodóvar, con La piel que habito. Pero todo esto es muy subjetivo y depende mucho del momento.

 

7-¿Es el director tu criterio principal a la hora de decidir qué película ves?

Es el criterio principal, pero no el único ni el exclusivo. Como decía antes, cuando menos te lo esperas, salta la liebre: un director que te gusta, puede decepcionarte (no hay que ir de prosélito por la vida), y otro que no puede un día darte una agradable sorpresa (lo que te mencionaba antes de Tarantino o Almodóvar).

 

8-¿Cuáles son tus 5 películas favoritas en lo que va de siglo XXI (2000-2015)?

Podría decirte así, a bote pronto:

A.I. Inteligencia artificial (Steven Spielberg)

El viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki)

El nuevo mundo (Terrence Malick)

Rois et reine (Arnaud Desplechin)

Euforia (Ivan Vyrypaev)

Pero estamos en las mismas. Seguro que, si me lo paro a pensar detenidamente, salen más, y cambiaría alguna de las que he dicho por otra u otras. Es muy difícil, prácticamente imposible para mí, ser tan preciso en algo tan subjetivo y variable como es el gusto personal y la opinión particular, y dejarlo grabado en piedra, hasta el fin de los tiempos, porque todo cambia y nada permanece.

 

9-¿Podrías ofrecer una lista de tus 10 películas de siempre?

Me ocurre tres cuartos de lo mismo que hablaba antes: te puedo dar una lista hoy, y a lo mejor mañana la hago diferente. Pero podría decirte, aquí y ahora, mis (por así llamarlas) debilidades eternas:

Sed de mal (Orson Welles)

King Kong (Ernest B. Schoedsack y Merian C. Cooper)

Drácula (Terence Fisher)

Remordimiento (Ernst Lubitsch)

Psicosis (Alfred Hitchcock)

El hombre que mató a Liberty Balance (John Ford)

La hora del lobo (Ingmar Bergman)

Solaris (Andrei Tarkovsky)

Los contrabandistas de Moonfleet (Fritz Lang)

La emperatriz Yang Kwei Fei (Kenji Mizoguchi)

Cuentos de Tokio (Yasuhiro Ozu)

Vivir (Akira Kurosawa)

Juntos hasta la muerte (Raoul Walsh)

El Padrino, 2ª parte (Francis Ford Coppola)

El año pasado en Marienbad (Alain Resnais)

Ya me he pasado. Me callo.

 

10-¿Cómo ves la crisis del cine, el tema del IVA y la piratería?

Mal, por descontado. Que la gente no vaya al cine, o vaya mucho menos, que las entradas sean tan caras por el tema del famoso “IVA cultural” (la definición por sí sola ya da risa), y que todo ello fomente la piratería, me parece catastrófico. Pero también debería servirnos a todos para hacernos reflexionar. Que la gente no vaya tanto al cine se debe también a un cambio de hábitos, pues si bien es verdad lo del precio de las entradas, no es menos cierto que el ir al cine ha dejado o está dejando de ser un hábito social. Ha cambiado el consumo del cine: ya no se ve cine solo en las salas, sino en Internet, sea en plataformas de visionado online legales como las de descarga ilegal. Además, se ve mucha televisión, está el fenómeno actual del éxito de las series, sobre todo las norteamericanas, que cubren una especie de necesidad del espectador de ver y consumir “súper-relatos” de horas y horas de duración. Eso es muy interesante y muy llamativo, no sé si se ha estudiado con la debida profundidad. Evidentemente, no puedo aprobar la piratería, pero tengo que decir, lamentablemente, que la comprendo, en cuanto es una respuesta, mala, pero respuesta, a una demanda. Lo ideal sería encontrar una fórmula asequible para todo el mundo que cubriera esa demanda e hiciera innecesaria la piratería.

 

¡Muchas gracias!

(Abril, 2016)